9.7.12

Cthulhu, Lovecraft y otras herencias

Saludos monsieur, madame!!

Mucho antes de que Stephen King (por nombrar a unos de los autores más importantes del panorama literario actual) nos deleitara con sus relatos de terror, H.P. Lovecraft ya andaba haciendo de las suyas en el mundo de las letras terroríficas. 

La mitología lovecraftiana versa sobre extraños seres extraterrestres que llegaron a la Tierra antes de la existencia de la Humanidad e intentan recuperarla en la actualidad. Uno de estos seres, y quizá el más famoso, sea Cthulhu, aquel ser de aspecto verdoso mitad pulpo, mitad dragón, y la criatura de la que quiero hablarles hoy.

Aparece mencionado y descrito en La llamada de Cthulhu, un relato breve publicado en Febrero de 1928. El relato aparece dividido en tres partes o historias relacionadas con esta misteriosa criatura de nombre impronunciable y narradas por un autor en primera persona, según va siendo consciente de la realidad de la historia y de la existencia de la criatura, del culto sectario que se ha generado en torno a ella, y de los horrores que traerá consigo cuando despierte. Pues se nos dice que la criatura es un monstruo venido de las estrellas mucho antes de la existencia del Hombre y ahora descansa en un sueño profundo en una ciudad sumergida llamada R'lyeh.

Es por ello que sus seguidores, sectarios adoradores de Cthulhu, repitan durante sus rituales una y otra vez la siguiente frase también impronunciable:

"Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn."

Que viene a significar:

"En su morada de R'lyeh, el difunto Cthulhu espera soñando."

Pero quizá la parte más aterradora del relato sea la última, titulada "La locura que llegó del mar" en el que se da cuenta de la terrible experiencia que sufrió un barco al ver la ciudad de R'lyeh emergida y a la espantosa criatura Cthulhu.

Como es tradición, (o al menos eso espero XD), aquí les dejo con el principio del relato. En este caso, es una edición en PDF que encontré en la red:

I. El Horror en Arcilla


A mi parecer, no hay nada más misericordioso en el mundo que la incapacidad del cerebro humano de correlacionar todos sus contenidos. Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de mares negros e infinitos, pero no fue concebido que debiéramos llegar muy lejos. Hasta el momento las ciencias, cada una orientada en su propia dirección, nos han causado poco daño; pero algún día, la reconstrucción de conocimientos dispersos nos dará a conocer tan terribles panorámicas de la realidad, y lo terrorífico del lugar que ocupamos en ella, que sólo podremos enloquecer como consecuencia de tal revelación, o huir de la mortífera luz hacia la paz y seguridad de una nueva era de tinieblas.

¡Qué gran verdad y qué inquietante inicio! El resto es cosa de ustedes...

Sin embargo, en esta entrada no quería detenerme en esta pequeña introducción al mundo de Lovecraft y Cthulhu; recientemente he visto la película La Herencia Valdemar, inspirada en este universo y de la que haré otra entrada más adelante, y estoy en esa fase de decir Cthulhu a todas horas. Si bien hay un debate sobre cómo sería más correcto pronunciar este nombre, he de confesar que a mí me gusta poner una voz en el tono japonés de los animes tan kawaii y decir "Chutluuuuuu" (mientras lo escribía, lo he vuelto a decir... tenía que hacerlo n_n)

Y puesto que hablamos de Cthulhu, no les puedo dejar sin poner la descripción sobre él que aparece en el relato de Lovecraft. Aquí la tienen:

Parecía tratarse de algún tipo de monstruo, un símbolo que lo representase, o una forma que solo una imaginación enfermiza podría llegar a concebir. No estaría traicionando al espíritu de aquella cosa si digo que mi imaginación, algo calenturienta de por sí, creía percibir en ella, de forma simultánea, las figuras de un pulpo, un dragón, y una caricatura de ser humano. Una cabeza viscosa y cubierta de tentáculos destacaba sobre un cuerpo grotesco y escamoso con unas alas rudimentarias; pero era el perfil general de toda ella lo que resultaba más espantoso.

Esta es la primera descripción que encontramos de la criatura, pues más adelante se volverá a mencionar añadiendo otros datos, como su "altura de varios kilómetros".

Y finalmente, quiero dejarles con algunas ilustraciones de Cthulhu, que son, en definitiva, las que me han inspirado esta entrada...




Estas son unas ilustraciones más serias, y verdaderamente terroríficas, pero nada como un toque kawaii para endulzar hasta el más espantoso horror. Estas que siguen son tan monas :3






Y con su saludo les dejo... Chutluuuuuuu!!!!!

Greetings from the coffin

5 comentarios:

  1. Gracias por tus palabras de ánimo como siempre, se agradecen mucho wapa :)
    No te pongas perezosa, que te pasa como a mi!! jajajja
    Un besazo preciosaaaa

    ResponderEliminar
  2. Por cierto te voy a agregar con mi blog de nephilia :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada mujer!! muchas gracias a ti por los comentarios, me hacen ilusión!! He de reconocer que la pereza me tienta muchas veces, pero como también me entra cargo de conciencia si dejo pasar muchos días sin actualizar el blog, pues al final acabo pensando algo para publicar XD

      Gracias por agregarme desde ese blog!!

      Besos guapa!!

      Eliminar
  3. Ahhhh, Chutlhu-chan, te voy a poner un altar porque eres demasiado mono y malévolo como para no ser adorado XD.

    Besos linda. Estaré a la espera de tu giveaway. Como somos pocos, a lo mejor hasta tengo suerte y me toca XDDD. (Tengo una suerte terrible para los sorteos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja sííí!! si le haces un altar te seguiré en el culto, oh suma sacerdotisa de Chutlhu-chan XD

      Bueno si ya me dices eso de los giveaway, una de dos, o amaño un poco el sorteo, o como son solo diez, quizá prepare alguna cosilla para cada una, así todas salimos ganando XD

      Besos preciosa y gracias por comentar!!

      Eliminar

Deje un comentario inmediatamente si le viene bien, y si no le viene bien déjelo igualmente XD