martes, 20 de febrero de 2018

Grimorio: Mis cuadernos de bruja

"En sus hojas la luz
en sombras alguien convirtió.
Las brujas son la voz,
sortilegios de su amor"
~ Mägo de Oz


Fuente
Sucedió que hace un tiempo subí a mi Instagram una foto en la que enseñaba lo que llamé como 'cuadernos de bruja', es decir, todos aquellos cuadernos en los que voy tomando notas de aquellas cosas que me sirven en mi camino espiritual. Y llevaba un tiempo queriendo compartirlas por aquí también y así explayarme un poco más en la explicación de cada cuaderno. Así que, henos aquí.


He pasado bastante tiempo pensando en cómo organizarlo, si hacerlo en un archivador, en una carpeta grande, o por separado según la temática, y al final me decidí por esto último. Como veis, de momento lo tengo distribuido en siete cuadernos y cada uno lo dedico a lo siguiente:
  1. Cuaderno de símbolos y sigilos. Me encantan los símbolos, desde siempre me han fascinado y siempre he creído que tienen algo mágico y poderoso. Me gusta trabajar con ellos, así que en este cuaderno los voy recopilando con una breve descripción de cada uno de ellos.
  2. Witchy bullet journal. Ya hablamos hace tiempo sobre el bullet journal, y esto es más o menos lo mismo pero adaptado a mi día a día pagano. Y ¿qué incluyo en él? Pues empiezo por hacerme un calendario del mes en el que marco las fases lunares y las fiestas de ese mes; este año me he propuesto conocer más a mis hermanos los árboles, así que me guío por la interpretación de Robert Graves sobre los árboles celtas a los que asigna un mes y dedico un par de hojas para explicar un poco las características sagradas de cada árbol; también incluyo apuntes como mi Diagrama Lunar o cuando tengo alguna experiencia significativa, libros o música que me parezca importante. En definitiva, este es el que más uso.
  3. Tarot. Hace relativamente poco me hice con otra baraja de tarot que es bastante más compleja, aunque también bastante más intuitiva, y quería profundizar más en mis conocimientos de tarot. Así que decidí que lo mejor era dedicarle un cuaderno propio para escribir tips, tiradas, consejos y cualquier cosa que se me ocurriera.
  4. Astrología. En el Máster de Historia Medieval ya estudié algo de astrología y siempre que leo algo sobre Capricornio es como si me viera reflejada, por eso este cuaderno es para profundizar más en todos estos aspectos. También conocer las constelaciones, para cuando vaya a Rascafría y me pierda en esos cielos nocturnos tan limpios, y cómo afectan las distintas influencias planetarias en nuestro comportamiento.
  5. Diario de sueños. Siempre que recuerdo mis sueños suelen ser de carácter post-apocalíptico o parecido, de estos que suelen dejar un mal cuerpo, y me gusta apuntarlos para intentar desentrañar su significado. Ya os comenté hace muuuuucho tiempo que sufría alucinaciones hipnagógicas, así que cuando las recuerdo, también se van a este cuaderno.
  6. Grimorio. Este es el cuaderno de bruja propiamente dicho. Aquí apunto todo lo que me resta de los otros: oraciones, hechizos, correspondencias, panteones, leyendas, herbología... Aún no llevo mucho porque quiero hacerlo bonito, pero básicamente esta es la idea.
  7. Cuaderno de apuntes. Y finalmente este cuaderno de apuntes. En él suelo tomar notas de los libros de esta temática que voy leyendo. Especialmente los que leo en PDF, los que tengo en físico los lleno de notas a lápiz y post-it, pero siempre me gusta tener un cuaderno en el que apuntar ideas, ejercicios o cosas para buscar después de la lectura.
Y hasta aquí mi viaje por las distintas herramientas que uso para mi crecimiento interior. Espero que os sirvan de inspiración. ¿Y vosotros? ¿También usáis tropecientos cuadernos para vuestro lado más pagano?

Gracias por leer,
greetings from the coffin

sábado, 20 de enero de 2018

W-log: Regalos de cumple, regalos de Reyes

"Por lo menos no brillamos."
~ Chiste de mi huargen del WoW



¡¡¡Feliz Año Nuevo!!! Sí, ya sé que estamos a punto de terminar enero, pero más vale tarde que nunca. Hoy quería enseñaros los regalillos que me cayeron tanto en mi cumple como en Reyes y así aprovecho y vuelvo al blog, que lo echaba un poco de menos.

Estas navidades han sido un poco extrañas para mí, porque son las primeras que paso con mi novio (al que me referiré por Xeron a partir de ahora) y hemos estado a caballo entre su pueblo, Rascafría, con su familia, y con la mía aquí en Madrid. Lo mejor de todo es que la Nochevieja y el Año Nuevo lo íbamos a pasar con mi familia, y acabé pasando el último día del año en urgencias. Al final no fue nada grave para lo que podía haber sido, pero llegamos lo justo para cenar algo y tomarnos las uvas; y ya tenemos otra anécdota para contar ^-^.

Pero bueno, vamos ya con los regalitos de mi cumple. Os voy a enseñar primero los de mi familia y después los de Xeron y su familia, que son muy majos y también quisieron tener un detallazo conmigo.

Caliban, mi nuevo compañero
Mi pobre Hephaistos estaba ya en las últimas, así que mis padres decidieron regalarme un ordenador nuevo para que pudiera llevar a cabo todos los proyectos que tengo en mente, que no son pocos la verdad... Y con la ayuda de mi hermano y de Xeron fuimos mirando piezas sueltas, y mi hermano me montó las tripas del bicho. Cuando estaba pensando un nombre para él, a Xeron se le ocurrió la genial idea de que podía llamarlo como la criatura de Frankenstein, porque total, más o menos habían sufrido el mismo proceso hasta llegar a la vida, así que le terminé llamando Caliban por el personaje de Penny Dreadful . Después del esfuerzo que han hecho, no puedo más que responder sacando adelante todas esas ideas que me rondan la mente y que quieren hacerse realidad.


El día de mi cumple, fuimos a la exposición de Harry Potter (¿hay algo mejor que celebrar un cumple así?) y mi hermano y mi cuñada me dijeron "llévate lo que quieras de la tienda, que te lo regalamos nosotros"; y eso hice, me llevé este peluchito que me encantó de un Micropuff, una rana de chocolate y una caja de grageas Bertie Bott de todos los sabores. 



Y por último, mis tíos me regalaron estas zapatillas de andar por casa (aunque son rosas T^T) y este collar/broche de Blancanieves. Me parece precioso pero me da miedo usarlo y que se pueda romper, así que de momento lo tengo colgado en la pared como un adorno.

Por parte de mi novio y su familia me cayeron muchas cosillas frikis, y ¡también más cosas de Harry Potter!


Xeron me trajo este peluche de Moguri que conmemora el 30 aniversario de la saga Final Fantasy, de la que ambos somos muy fans, y estos dos Funkos. El que se ve bien es Drax, de Guardianes de la Galaxia. La verdad es que nos encantó la segunda película de estos guardianes, y sobre todo el personaje de Drax es la leche. La figura que se ve menos es el dragón Alduin, de Skyrim, uno de mis juegos favoritos, y aquí le tengo en mi escritorio haciéndome compañía.


También me regaló la novela de Emilie Autumn , con el tiempo que iba detrás de ella y llega Xeron y me lo planta en la cara... Ya lo estoy devorando y espero poder hacer una reseña en breve, y hablaros de él más y más.


Esto que veis es el dibujo del pantalón friki de pijama que también me regaló con motivos cuquis del Legend of Zelda. Y por último, cuando fuimos a la exposición de Harry Potter, también quiso regalarme un detallito, y fue ni más ni menos que la ¡bufanda de Slytherin! Poco a poco voy teniendo el pack verde para cuando vaya a Hogwarts ^-^.


La mochila de Hogwarts que veis al lado de la bufanda de Slytherin forma parte de lo que me regaló la familia de mi novio. Es más pequeñita que la que solía usar lo que es perfecto porque así llevo lo justo y necesario, y sencillamente ¡me encanta!


Por parte de su familia también me cayó esta preciosa camiseta de Hogwarts, y unos pendientes con el símbolo de la Flor de la Vida:


Y hasta aquí los regalos de mi cumpleaños. Vamos ahora con los de Reyes. Estos los voy a dividir entre los regalos de los Reyes de Rascafría y los de los Reyes de Madrid.
  • Reyes de Rascafría:

Un pack de gorrito y bufanda para pasar los inviernos en la sierra :). Aquí el verde no ha salido como es en realidad, pero es bastante más oscuro, casi como un verde bosque o algo así.


Estos preciosos pendientes que me recordaron a los nudos celtas, además con dos piedras negras en el centro y ¡me encantan!


Este pack de Yves Rocher que incluye el gel de ducha, leche hidratante y colonia todo con olor a vainilla, que es mi aroma y sabor favorito. Me encanta la vainilla y este pack huele muy, muy pero que muy bien, y dura bastante el olor, que ya es mucho.


Y por último, los Reyes de la sierra me trajeron un sueño hecho realidad: una Polaroid. Siempre había querido tener una, y aún no me puedo creer que la tenga en mis manos... Ya la hemos probado y es genial, aunque aún me queda un poco para terminar de cogerle el punto ^-^.
  • Reyes de Madrid:

Los Reyes me trajeron otra camiseta friki, esta vez del Legend of Zelda, casi a juego con mis pantalones de pijama :D


El Calendario de Brujas de este año (parece que esto se esta convirtiendo en nuestra brujeril tradición *.*), y creo que se ve bien en la foto, también me trajeron una pluma y un tintero con motivos musicales. ¿Puede ser algo más bonito?


Estos dos muñequitos de Pinypon, que tienen cierta historia. Mi madre me ha ido trayendo todos los Pinypon que sacaron de estilo halloweenesco y estos dos eran los que faltaban para tener la colección completa, así que ya están los monstruitos cuquis completos.


Los Reyes me sorprendieron con otro libro, y ¡qué libro! Supongo que el hecho de decirle a Xeron que adoro a Neil Gaiman cada vez que vamos a la Fnac tuvo algo que ver ^-^'. Pero sí, cuando lo vi me entró el dilema entre leerme este ya o el de Emilie Autumn, pero al final opté por el de la cantante.


Y por último, estos dos videojuegos, por si alguno pensaba que los Reyes no me iban a cuidar los vicios este año, aquí tengo horas, días e incluso años de vicio para rato... Ayer estuve probando el WoW con Xeron y me encanta. Le tenía muchas ganas y ahora que tengo un ordenador en el que se puede jugar bien, sospecho que me voy a pasar muchas horas en él. El del FF lo cogeré en cuanto termine el The Witcher 3, que no quiero empezar más juegos sin terminar los que tengo pendiente, o al final no voy a terminar nada...

Y esto ha sido todo. No puedo más que estar agradecida por todos estos detalles y regalazos que me han sorprendido en estos días tan especiales, y que los he podido compartir con gente muy especial para mí. Espero que os haya gustado y me contéis las cosas que os han caído a vosotros. ¿También habéis hecho propósitos para este 2018? Yo no, total luego el año sale por donde quiere, así que, como Harry Potter, a estas alturas simplemente me dejo llevar. De momento este 2018 me ha traído bastantes proyectos, así que ojalá algún día acaben materializándose ^-^.

Gracias por leeros todo este tocho de entrada, espero que por lo menos se os haya hecho algo ameno. Creo que las próximas entradas serán cosas que me hubiera gustado contaros a finales del año pasado pero al final no pude, así que aprovecharé este primer enero para hacerlo.

Gracias por leer, 
greetings from the coffin

lunes, 11 de diciembre de 2017

Cosillas interesantes de los 'Game Awards' 2017

"Los videojuegos han crecido, 
estamos listos para aceptar
historias maduras como 
los libros o películas"
~ Pawel Miechowski


Este año es la segunda vez que me quedo a ver la entrega de los Game Awards y hoy quería contarles algunas cosillas que me parecieron interesantes. No les voy a poner aquí los juegos que ganaron en cada categoría porque lo pueden encontrar en cualquier web sobre videojuegos o en la misma página de los Game Awards, a la que pueden acceder siguiendo este enlace. Pero sí que quería compartir por aquí las cosas que más me llamaron la atención.

Por si alguno no sabe de qué va esto de los Game Awards, pues lo comentamos brevemente. Por hacer un símil podría decirse que vienen a ser una especie de Óscars pero del mundo de los videojuegos. Hay varias categorías atendiendo a cuestiones como la narración, el impacto, el mejor juego indie, pero la más importante, la que se deja para el final es la del "juego del año" (en inglés, GOTY). También sirve de escenario para la presentación de las novedades videojueguiles que están a punto de salir al mercado o que saldrán en los próximos años. Y poco más. De las tres horas aproximadas que dura el evento casi todo son premieres de videojuegos intercalados con la entrega de premios, algún que otro concierto de música de videojuegos y breves entrevistas a creadores. En este sentido, me atrevo a decir que Hideo Kojima es uno de los siempre presentes para hacer sus "kojimadas".

Y dicho esto, vamos con mis impresiones. Sobre los juegos premiados me gustaría destacar uno en particular que ganó el premio a la Mejor Narrativa. Se trata de What remains of Edith Finch, un juego que, a pesar de no haberlo jugado aún, le tengo mucho cariño. Y ¿por qué? Bueno pues porque es del estilo de los que más me gustan, aventuras indie en primera persona donde se va más allá de la acción y se ahonda en los sentimientos, estos juegos que no dejan indiferente. Y además hace unas semanas a través de Instagram conocía a un aficionado a los videojuegos con el que tenía gustos comunes y me lo recomendó muy mucho. Así que me hizo mucha ilusión, tanto por esta persona como por el juego en sí, que ganara un premio. Además me encantó el look de los creadores del juego que fueron a recoger el premio. Daban buen rollo.

Otro de los momentos más emotivos fue cuando le dieron un premio a Carol Shaw como reconocimiento a su carrera en el mundo de los videojuegos. Carol Shaw fue la primera mujer diseñadora de videojuegos y estuvo trabajando para compañías tan importantes como Atari (sí, esa que sale en Blade Runner) y Activision. Su juego más conocido es River Raid. Y creo que es importante que se valore la (todavía) escasa pero importante presencia de la mujer en un mundo que tradicionalmente se ha considerado terreno de chicos. Que yo recuerde, no he tenido la desgracia de encontrarme con ninguna situación machista en este ámbito, tal vez influye el hecho de que no suelo jugar a videojuegos online, pero sí sé de mujeres que han sufrido comentarios despectivos por esto, y por ello no puedo más que alegrarme por el premio recibido por Carol Shaw.

Y ahora me voy a las presentaciones de videojuegos. Muchos fueron los títulos que se presentaron, y hubo algunos que me emocionaron especialmente por los estudios que los presentaban. Pero antes de hablar de ellos, me siento obligada a compartir con ustedes el nuevo tráiler que presentó Hideo Kojima de su videojuego Death Stranding. Recuerdo que ya el año pasado, presentó otro tráiler del mismo juego. No sabemos cuando saldrá, pero se nota que se lo puede tomar con calma. Aquí va el vídeo de este año:



Se lo he compartido por necesidad. Porque me dejó impactada y necesito compartirlo con todo el que pueda a ver qué les parece.

Pero vamos con otros juegos que me llamaron la atención más positivamente. Empiezo con lo que me más me sorprendió (y encantó): lo nuevo de Campo Santo.


Campo Santo fueron los creadores de Firewatch, una aventura en primera persona que me sorprendió muy mucho sobre todo por la historia de misterio y suspense que escondía, como por la forma de llevar la trama. En breve traeré aquí la reseña de Firewatch, pero de momento les diré que si no lo han jugado, se lo recomiendo. Pero volviendo a In the Valley of Gods, cuando vi que era de los mismos creadores que Firewatch me emocioné, lo malo es que vamos a tener que esperar hasta el 2019 para poder disfrutarlo...

El siguiente juego que me apunté fue el de Witchfire, por ser de los creadores de The Vanishing of Ethan Carter.


Con este me pasa lo mismo que con What remains of Edith Finch. Aún no he podido jugarlo pero lo tengo en mi lista de pendientes porque también tiene muy buena pinta, y como es de los mismos creadores, seguro que este Witchfire se convertirá en un título interesante.

También se anunció el próximo Soul Calibur (VI), la nueva entrega de esta saga de videojuegos de peleas.


La verdad es que no soy mucho de videojuegos de peleas, sobre todo porque tengo las muñecas fatal, con tendinitis crónica y cosas de esas, y este tipo de juegos me las destrozan bastante. Pero por el Soul Calibur siempre puedo hacer una excepción. Es, sin lugar a dudas, mi saga favorita de este tipo, tanto que hace ya más de diez años me corté el pelo al estilo de Nightmare. Me gustó mucho ver que iban a sacar uno nuevo, así que otro más que se va a mi lista de pendientes.

Por otro lado, anunciaron el Metro Exodus que está inspirado en el mundo post apocalíptico creado por Dmitry Glukhovsky en su novela Metro 2033.


No sé si llegaré a jugarlo algún día (o época más bien) porque tiene pinta de ser estilo The Last of Us y este tipo de juegos me ponen bastante en tensión. Pero me hizo gracia encontrarme este tráiler porque la novela de Glukhovsky es la que me estoy leyendo ahora mismo (ya saben que me pierde el mundo post apocalíptico...).

Y para el final me he querido dejar un anuncio que me llenó de morriña, mucha morriña. Tanta que tuve que jugar al día siguiente un poco al primero, que lo tengo para la Xbox360.


Anunciaron el segundo de Bayonetta para Nintendo Switch y también el tercero para la Switch pero este de forma exclusiva. El Señor Invierno y yo llevamos un tiempo sabiendo que tenemos que hacernos con una Nintendo Switch y con esto a mí por lo menos me ha terminado de convencer. Bayonetta es un juego que me encanta porque es del estilo Devil May Cry, pero la protagonista es una bruja que me cae genial.

Y hasta aquí mis impresiones. Muchos más fueron los juegos anunciados, aunque me quedé con ganas de ver algo más de Detroit: Become human, lo próximo de Quantic Dream que está a puntito de salir, pero bueno. Aquí les he querido hablar de todo aquello que más me llamó la atención. Para mí fue un placer pasar la noche (esto acabó como a las 5:40 de la madrugada) viendo los Game Awards, disfrutando como una niña pequeña con todas las novedades que están por venir. 

Gracias por leer,
greetings from the coffin

lunes, 4 de diciembre de 2017

Biblioteca: "El último hombre", de Mary Shelley Wollstonecraft

"Bajo las sombras de la noche,
y a través del día, cuya luz
inclemente muestra nuestra soledad,
tú seguirás aquí, a mi lado."
~ El último hombre


Título: El último hombre
Autora: Mary Shelley Wollstonecraft
Editorial: Edición en epub
Año de publicación: 1826
Nº de páginas: 645 en tres volúmenes
Género: Biográfico, Post-Apocalíptico
Valoración: 4/5

* * * * *

La historia empieza con la propia Mary Shelley diciéndonos que en 1818 descubrió en la cueva de la Sibila en Cumas una serie de notas proféticas escritas en diversos lenguajes y que, tras darle coherencia narrativa, nos lega la historia de un hombre que se sitúa a finales del siglo XXI.

La novela tiene un carácter biográfico, casi autobiográfico, pues si conocen la vida de la propia Shelley no podrán evitar ver en los distintos personajes paralelos con las figuras del entorno de Mary, como su marido o Lord Byron. Pero ¿quién es su protagonista? ¿quién es ese hombre que vive a finales del siglo XXI? Su nombre es Lionel Verney, y le acompañaremos desde sus primeros años de vida.

En la Inglaterra de finales del siglo XXI, la monarquía vive sus últimos hasta ser proclamada la República. Y en esos últimos años monárquicos, el padre de Lionel cae en desgracia por su adicción al juego y finalmente muere. Y así tenemos a Lionel y a Perdita, su hermana, apenas unos niños huérfanos, abandonados por la civilización y convertidos en unos semisalvajes para sobrevivir. Todo cambiará cuando, años más tarde, se encuentren con Adrian, un joven perteneciente a la antigua familia real, con un carácter altruista que les devolverá la confianza en la civilización y en la nobleza. A partir de su relación con Adrian formarán un círculo muy íntimo de amigos y parejas que nos hacen recordar a las reuniones que hicieran Shelley, su marido, Lord Byron y demás tanto en Suiza como en Venecia.

Pero esta vida idílica pronto tocará a su fin. Pues empiezan a llegar rumores de la expansión de una extraña epidemia que está diezmando a la población a pasos agigantados. E Inglaterra, a pesar de ser una isla no quedará libre de sufrirla. Comienza ahora un éxodo en busca de una tierra libre de epidemia, y a medida que leemos y que avanza la trama sabemos lo que va a pasar al final, pues ya el mismo título de la obra nos lo revela, nos dice quien va a sobrevivir al final. Lo que no sabemos es cómo va a pasar, y ahí es donde radica el encanto de esta novela.

Me gusta mucho la forma de escribir de Mary Shelley, porque en ella se ven volcados sus propias reflexiones, sus miedos, sus pensamientos, su forma de entender el mundo y las relaciones, el miedo a perder a los seres queridos y el vacío que deja su pérdida. Y en esta novela todo ello queda bastante bien reflejado pues parece que sea ella misma la que habla a través de la figura de Lionel Verney. Mary Shelley nos deja en esta novela párrafos de una auténtica belleza literaria, como el que les he compartido al inicio de la entrada. Aunque si bien a veces es demasiado reflexiva y corta un poco el ritmo de la lectura. Es cierto que a veces daba la sensación de que a pesar de haber estado leyendo bastante tiempo, parece que solo había avanzado una página o dos.

Tres son las cosas que más me sorprendieron de El último hombre. La primera, el género. Da la sensación (o al menos yo tenía esa sensación) de que el género post-apocalíptico sea algo más bien del siglo XX y del nuestro, y sin embargo a principios del siglo XIX nos encontramos con esta novela. La segunda, me ha sorprendido el hecho de poner a Inglaterra como una República, aunque fuera en un futuro lejano, pero tal y como son con la Monarquía, fue un detalle que se me hizo curioso. Y la tercera, que, a pesar de estar situado a finales del siglo XXI, la forma de describir los escenarios, las fiestas, todo el conjunto de la historia, no pude evitar imaginármelo con el mismo aspecto que si estuviera ambientada en el siglo XIX. Como si en estos dos siglos que los separan, no hubiera habido cambio alguno en la moda, en la forma de entender el gobierno, en la educación y en todos los aspectos que seamos capaces de imaginar.

Se me hizo una novela triste y preciosa, desoladora y devastadora, pero que me acercó más a la figura de Mary Shelley Wollstonecraft, una mujer a la que le tengo mucho cariño. Y por ello no puedo más que recomendar esta novela, si no la han leído ya.

Gracias por leer,
greetings from the coffin