12.10.16

A la patria con Espronceda

"¿Qué se hicieron tus muros torreados?
¡Oh mi patria querida!
¿Dónde fueron tus héroes esforzados,
tu espada no vencida?"
~ José de Espronceda

provechando que hoy es fiesta nacional aquí en España, quería compartir con usted un poema de José de Espronceda dedicado a ella. No sé si alguna vez le ha sucedido a usted, pero en mi caso, en más de una ocasión, me he planteado cuál era mi situación con respecto a España ¿la amaba? ¿prefería haber nacido en cualquier otro lado? Y he llegado a la conclusión de que mantengo una posición realista. Como hija de la Madre Tierra, no reconozco las fronteras artificiales ni la extraña posesión que ejerce el hombre sobre la tierra (como ya le sucediera al Jefe Seattle), así que me da igual que el hombre le haya llamado a esta porción de tierra "España". Pero como persona, y más aún, como conocedora del pasado de las gentes que poblaron esta tierra, no puedo dejar de sentir un cierto orgullo por estar hoy pisando la misma tierra que importantes gentes, ya desde época prehistórica. Porque, con mayor o menor acierto, esta tierra se ha mantenido presente en la Historia a lo largo de todas las épocas, y es esa belleza la que admiro (a través de sus restos arqueológicos, sus documentos apergaminados...); y es esa belleza la que me lleva a amar esta tierra, mi tierra. Pero no porque sea mía, sino, al revés, porque yo soy de ella.

Y tras esta breve reflexión, vuelvo con Espronceda y su triste poema a España. Triste, porque fue escrito en un momento muy concreto. Triste, porque refleja sentimientos de dolor ante los sucesos que están acaeciendo. Pero cautivador, porque nos da una visión del hecho (que hoy vemos como histórico) a través de la belleza de la poesía.

A la patria - Elegía

¡Cuán solitaria la nación que un día
poblara inmensa gente!
¡La nación cuyo imperio se extendía
del Ocaso al Oriente!
Lágrimas viertes, infeliz ahora,
soberana del mundo,
¡y nadie de tu faz encantadora
borra el dolor profundo!
Oscuridad y luto tenebroso
en ti vertió la muerte,
y en su furor el déspota sañoso
se complació en tu suerte.
No perdonó lo hermoso, patria mía;
cayó el joven guerrero,
cayó el anciano, y la segur impía
manejó placentero.
So la rabia cayó la virgen pura
del déspota sombrío,
como eclipsa la rosa su hermosura
en el sol del estío.
¡Oh vosotros, del mundo, habitadores!,
contemplad mi tormento:
¿Igualarse podrán ¡ah!, qué dolores
al dolor que yo siento?
Yo desterrado de la patria mía,
de una patria que adoro,
perdida miro su primer valía,
y sus desgracias lloro.
Hijos espurios y el fatal tirano
sus hijos han perdido,
y en campo de dolor su fértil llano
tienen ¡ay!, convertido.
Tendió sus brazos la agitada España,
sus hijos implorando;
sus hijos fueron, mas traidora saña
desbarató su bando.
¿Qué se hicieron tus muros torreados?
¡Oh mi patria querida!
¿Dónde fueron tus héroes esforzados,
tu espada no vencida?
¡Ay!, de tus hijos en la humilde frente
está el rubor grabado:
a sus ojos caídos tristemente
el llanto está agolpado.
Un tiempo España fue: cien héroes fueron
en tiempos de ventura,
y las naciones tímidas la vieron
vistosa en hermosura.
Cual cedro que en el Líbano se ostenta,
su frente se elevaba;
como el trueno a la virgen amedrenta,
su voz las aterraba.
Mas ora, como piedra en el desierto,
yaces desamparada,
y el justo desgraciado vaga incierto
allá en tierra apartada.
Cubren su antigua pompa y poderío
pobre yerba y arena,
y el enemigo que tembló a su brío
burla y goza en su pena.
Vírgenes, destrenzad la cabellera
y dadla al vago viento:
acompañad con arpa lastimera
mi lúgubre lamento.
Desterrados ¡oh Dios!, de nuestros lares,
lloremos duelo tanto:
¿quién calmará ¡oh España!, tus pesares?,
¿quién secará tu llanto?

Gracias por leer,
greetings from the coffin

8 comentarios:

  1. Un poema muy apropiado. En estos meses de frío que se acercan por estas lejanas tierras una se pone a reflexionar sobre estas cosas. Desde fuera se tiene otra perspectiva. España como país me ha decepcionado, pero me siento orgullosa de su gente de a pie. Porque el único motivo por el cual España no se ha derrumbado del todo es por sus gentes. Los valores de generosidad y solidaridad que tenemos no se encuentran fuera tan fácilmente. Es extraño cada vez que puedo volver por mi tierra observar como todo a decaído. No se si considerarme desterrada, porque me fui por voluntad propia, pero con la idea de volver, y ahora mismo eso parece un imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón del mundo. Creo que aún tenemos una herencia bastante fuerte de heridas abiertas que deberían haberse dejado cicatrizar hace mucho, aún seguimos escuchando discursos ya obsoletos y España parece el burdel de los turistas... Y como bien dices, menos mal que la gente de aquí es (eres, somos) maravillosa, algo que nos hace únicos.
      Me entristece leer tu última reflexión, pero espero que llegue el día en que puedas abandonar tu destierro voluntario y regresar a esta pequeña pero gran tierra.
      ¡Un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  2. Poema más que apropiado con lo que está pasando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, y mira que fue escrito en un momento concreto, pero esos sentimientos se pueden aplicar a nuestra situación actual...

      Eliminar
  3. ¿Sabes que es mi poeta preferido? No es que lea mucha poesía -ya me conoces- pero 'El estudiante de Salamanca' es mi obra en verso preferida. Una verdadera pasada, ¿no crees chica al final del otoño?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, nunca te acostarás sin saber una cosa de Holden más... Sí que conocía "El estudiante de Salamanca", pero no he tenido oportunidad de leerlo aún, así que creer, creer ahora mismo no puedo creer nada ^^

      Eliminar

Deje un comentario inmediatamente si le viene bien, y si no le viene bien déjelo igualmente XD